3 ene. 2011

Capítulo 31.

Sábado, 19:02.
Laura.
Se están tomando un descanso. Ya tienen el trabajo casi terminado y se han sentado en el sofá un rato. 
Están hablando tranquilamente y Miriam está cada vez más cerca de ella. A Laura no parece importarle, es más, no deja de sonreír. Empiezan a tontear, que si unas risas por aquí, que si una mano por allá... Al final acaban muy cerca, demasiado cerca. Y Miriam se echa sobre Laura, sin poder evitar empezar a besarla. Laura se deja. Luego Miriam continúa por su cuello y le quita la camiseta. Laura se deja. Miriam sigue. Intenta desabrocharle el sujetador. Pero es entonces cuando Laura se aparta.
- No. Miriam, lo siento, pero no puedo.
Laura se levanta y se pone la camiseta.
- Está bien. Lo siento. Creo que me he emocionado.- Le dice Miriam mientras sonríe.
Laura le devuelve la sonrisa.




Sábado, 21:32.
Chica muerta, de unos 18 años, hallada en la cama de su habitación. Una habitación alquilada en un local de mal a muerte. Fallecimiento provocado por una enfermedad grave sin tratar, al parecer causa de alguna relación sexual sin protección. También parece ser que consumía numerosas drogas y alcohol. Todo está sucio y el aire está contaminado. Su muerte ha sido normal en estas condiciones.

1 comentario:

  1. Quiero el siguiente,estoy impaciente,esta entretenida la historia a la vez que triste,pero es muy bonita.

    ResponderEliminar