6 ene. 2011

Capítulo 34.

Sábado, 23: 34.
Laura.
La fiesta va genial. Incluso ella está disfrutando. Hasta que la ve. ¿Es Paula? No. No puede ser. No puede estar ocurriendo otra vez. ¿Está soñando? ¿Es ella? Está ocurriendo lo mismo que la otra noche. Parece un sueño.
Laura se queda embobada. Está guapísima. Más guapa de lo que ella creía recordar. Porque es ella, ¿no? Sí, lo es. La está mirando. Laura le sonríe, pero Paula la mira seria. Camina lentamente hacia la mesa de mezclas.




Sábado, 23:47.
Paula. 
Ya la ha visto. Por fin. Se abre paso entre la gente. Tiene que hablar con ella. Está muy guapa, como siempre. Y le sonríe con esa sonrisa que tanto le gusta. 
Consigue llegar hasta ella y repite la misma maniobra que hizo Laura aquella noche. La coge de la mano y la lleva hasta la zona de relax. Otro DJ la sustituye en un momento.
Suben arriba y se sientan en un sofá. Laura la mira con esos ojos que tiene ella, con esa mirada tan especial. Paula no puede dejar de mirarla. Sus ojos, sus labios, sus ojos otra vez. Tiene que decirle todo lo que siente. Laura solo la mira, parece no tener intención de hacer nada, o solo se controla.
Paula tiene que hablar con ella. Ahora o nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario